Ella,  es Andy Aracely Maldonado,  20 años de edad, entusiasta, colaboradora y responsable, vive en la comunidad El Trapiche, Candelaria, Langue Valle; tiene tres hermanos y dos  hermanas, los ingresos económicos de la familia dependen de la agricultura, razón por la cual sus padres solo les pueden ofrecer un nivel educativo básico. Andy apoya las actividades domésticas en su hogar, practica futbol y disfruta leer.

Sus padres no permitían que asistiera a las asambleas de su comunidad,  ya que debía estar en casa colaborando en mantener la vivienda limpia y ordenada, llevándola a ser una joven conformista sin deseos de superación. 

En el año 2015, conoce de Vecinos Honduras por su tía quien desempeñaba el rol de monitora pesando y tallando a niños menores de cinco años, al observar esta acción se interesó, fue motivada e inicio su participación en procesos de  formación donde aprendió a pesar y tallar, dar consejerías a madres en cuidados y  ejercicios de estimulación temprana a niños, administración empresarial, autoestima, derechos de niñez, juventud y mujer. Con confianza y alegría nos comenta que gracias al apoyo de Vecinos Honduras su vida cambio, ahora comparte con otras personas en su comunidad, se involucra en las asambleas comunitarias gracias al proceso de concientización y formación en derechos de juventud que su papá recibió por la institución y los consejos de la tía de Andy.

Actualmente Andy es voluntaria de salud (Monitora), pesando y tallando a niñas y niños menores de cinco años en su comunidad, orientando a sus madres en los cuidados alimenticios para el crecimiento adecuado y desarrollo de habilidades físicas e intelectuales; es primer joven mujer miembro de la Junta Administradora de Agua en su comunidad, a nivel municipal es miembro activo de la Red de Jóvenes 20/20 donde comparte con niñas, niños y jóvenes sus experiencias e incidencia en la defensa y cumplimiento de sus derechos; También ha iniciado con la  conformación de un grupo de jóvenes formándose en temas administrativos, con la motivación de implementar iniciativa productiva (elaboración de hamacas), generar ingresos  para poder estudiar y obtener el título profesional en técnico en refrigeración, siendo un reto personal.

 Según Andy trabajando por lo que quiere, aprendiendo y esforzándose cada día, lograra hacer realidad todo lo que se ha propuesto”.

En su comunidad es considerada un buen líder, humanista, un ejemplo a seguir, contribuyendo al  bienestar familiar e impulsando la participación y motivación de otros jóvenes en jornadas educativas-recreativas compartiendo sus conocimientos en derechos y liderazgo en su comunidad.  

Andy es solo una de los 403 jóvenes que ha logrado superar sus miedos, fortalecer debilidades, adquirir capacidades y hacer valer sus derechos, si quieres ser parte del cambio de vida en la niñez y juventud comparte la historia y apóyanos DONANDO.  

Compartir: